fbpx

Coherencia cardíaca

La Conexión Corazón-Cerebro

A la mayor√≠a de nosotros nos ense√Īaron en la escuela que el coraz√≥n est√° respondiendo constantemente a las “√≥rdenes” enviadas por el cerebro en forma de se√Īales neuronales. Sin embargo, no es tan com√ļnmente conocido que el coraz√≥n realmente env√≠a m√°s se√Īales al cerebro que las que el cerebro env√≠a al coraz√≥n. Adem√°s, estas se√Īales card√≠acas tienen un efecto significativo en la funci√≥n cerebral, ya que influyen en el procesamiento emocional y en las facultades cognitivas superiores, como la atenci√≥n, la percepci√≥n, la memoria y la resoluci√≥n de problemas. En otras palabras, no s√≥lo el coraz√≥n responde al cerebro, sino que el cerebro responde al coraz√≥n.

 

El efecto de la actividad card√≠aca sobre la funci√≥n cerebral se ha investigado ampliamente en los √ļltimos 40 a√Īos. Investigaciones anteriores examinaron principalmente los efectos de la actividad card√≠aca que se produc√≠a en una escala de tiempo muy corta, durante varios latidos card√≠acos consecutivos como m√°ximo. Los cient√≠ficos han ampliado este cuerpo de investigaci√≥n cient√≠fica observando c√≥mo los patrones de actividad card√≠aca a mayor escala afectan el funcionamiento del cerebro.

La investigaci√≥n ha demostrado que los diferentes patrones de actividad card√≠aca (que acompa√Īan a los diferentes estados emocionales) tienen efectos distintos en la funci√≥n cognitiva y emocional. Durante el estr√©s y las emociones negativas, cuando el patr√≥n de ritmo card√≠aco es err√°tico y desordenado, el patr√≥n correspondiente de se√Īales neuronales que viajan del coraz√≥n al cerebro inhibe las funciones cognitivas superiores. Esto limita nuestra capacidad de pensar claramente, recordar, aprender, razonar y tomar decisiones efectivas. (Esto ayuda a explicar por qu√© a menudo actuamos de manera impulsiva e imprudente cuando estamos bajo estr√©s.) Las se√Īales del coraz√≥n al cerebro durante las emociones estresantes o negativas tambi√©n tiene un efecto profundo en los procesos emocionales del cerebro, lo que en realidad sirve para reforzar la experiencia emocional del estr√©s.

 

En contraste, el patrón más ordenado y estable de la vía del corazón al cerebro durante los estados emocionales positivos tiene el efecto contrario: facilita la función cognitiva y refuerza los sentimientos positivos y la estabilidad emocional. Esto significa que aprender a generar una mayor coherencia del ritmo cardíaco, al mantener las emociones positivas, no sólo beneficia a todo el cuerpo, sino que también afecta profundamente la forma en que percibimos, pensamos, sentimos y actuamos.

 

El ritmo de tu corazón está cambiando

Se pensó que el corazón en reposo, funcionaba como un metrónomo, golpeando fielmente un ritmo regular y constante. Sin embargo, los científicos y los médicos saben ahora que esto está lejos de ser así. En lugar de ser monótonamente regular, el ritmo de un corazón sano -incluso en condiciones de descanso- es en realidad sorprendentemente irregular, con un intervalo de tiempo entre latidos cardíacos consecutivos que cambia constantemente. Esta variación natural de latido a latido en la frecuencia cardíaca se denomina variabilidad de la frecuencia cardíaca (VFC). Variabilidad del ritmo cardíaco

 

La variabilidad de la frecuencia cardíaca es una medida de los cambios de latido a latido en la frecuencia cardíaca.

Frecuencia-cardiaca

Este diagrama muestra tres latidos cardíacos registrados en un electrocardiograma (ECG). Tenga en cuenta que la variación en el intervalo de tiempo entre latidos cardíacos consecutivos, dando una frecuencia cardíaca diferente (en latidos por minuto) para cada intervalo entre latidos.

La variabilidad normal en la frecuencia card√≠aca se debe a la acci√≥n sin√©rgica de las dos ramas del sistema nervioso aut√≥nomo (SNA), la parte del sistema nervioso que regula la mayor√≠a de las funciones internas del cuerpo. Los nervios simp√°ticos act√ļan para acelerar la frecuencia card√≠aca, mientras que los nervios parasimp√°ticos la desaceleran. Las ramas simp√°tica y parasimp√°tica del SNA interact√ļan continuamente para mantener la actividad cardiovascular en su rango √≥ptimo y para permitir reacciones apropiadas a las condiciones externas e internas cambiantes. Por lo tanto, el an√°lisis de la VFC sirve como una ventana din√°mica a la funci√≥n y el equilibrio del sistema nervioso aut√≥nomo.

 

Las variaciones de momento a momento en la frecuencia cardíaca generalmente se pasan por alto cuando se mide la frecuencia cardíaca promedio (por ejemplo, cuando tu médico te toma el pulso durante un cierto período de tiempo y calcula que tu corazón está latiendo a, digamos, 70 latidos por minuto). Sin embargo, las tecnologías emWave y Inner Balance nos permiten observar los ritmos cambiantes de nuestro corazón en tiempo real. Utilizando los datos del pulso, proporciona una imagen de nuestro VFC, registrando los aumentos y disminuciones naturales de su frecuencia cardíaca que se producen de forma continua.

 

¬ŅPor qu√© es importante la VFC?

 

Los científicos y los médicos consideran que la VFC es un indicador importante de salud y estado físico. Como marcador de resistencia fisiológica y flexibilidad conductual, refleja nuestra capacidad para adaptarnos eficazmente a las exigencias del estrés y del medio ambiente. Una simple analogía ayuda a ilustrar este punto: así como el cambio de postura de un jugador de tenis a punto de recibir un saque puede facilitar una rápida adaptación, en los individuos sanos el corazón permanece similarmente receptivo y resistente, preparado y listo para reaccionar cuando sea necesario.

La VFC también es un marcador del envejecimiento biológico. La variabilidad de nuestra frecuencia cardíaca es mayor cuando somos jóvenes y, a medida que envejecemos, el rango de variación de nuestra frecuencia cardíaca en reposo se reduce. Aunque la disminución de la VFC relacionada con la edad es un proceso natural, el hecho de tener una VFC anormalmente baja para el grupo de edad de una persona se asocia con un mayor riesgo de problemas de salud futuros y de mortalidad prematura. También se observa una baja HRV en individuos con una amplia gama de enfermedades y trastornos. Al reducir el desgaste inducido por el estrés en el sistema nervioso y facilitar los procesos regenerativos naturales del cuerpo, la práctica regular de las técnicas de coherencia cardiaca puede ayudar a restaurar los valores saludables de la VFC baja.

 

Patrones y Emociones del Ritmo Cardiaco

 

Son muchos los factores que afectan a la actividad de la SRNA y, por lo tanto, influyen en la VFC. Estos incluyen nuestros patrones de respiración, ejercicio físico e incluso nuestros pensamientos. Una investigación ha demostrado que uno de los factores más poderosos que afectan el ritmo cambiante de nuestro corazón son nuestros sentimientos y emociones.

Cuando nuestra frecuencia cardíaca variable se traza a lo largo del tiempo, la forma general de la forma de onda producida se denomina patrón de ritmo cardíaco. La investigación ha encontrado que las emociones que experimentamos afectan directamente nuestro patrón de ritmo cardiaco Рy esto, a su vez, nos dice mucho sobre cómo funciona nuestro cuerpo.

 

Diferentes emociones

 

En general, el estr√©s emocional -incluyendo emociones como la ira, la frustraci√≥n y la ansiedad- dan lugar a patrones de ritmo card√≠aco que parecen irregulares y err√°ticos: la forma de onda de la VFC se parece a una serie de picos irregulares y dentados. Los cient√≠ficos llaman a esto un patr√≥n de ritmo card√≠aco incoherente. Fisiol√≥gicamente, este patr√≥n indica que las se√Īales producidas por las dos ramas del SNA no est√°n sincronizadas entre s√≠. Esto puede compararse a conducir un coche con un pie en el acelerador (el sistema nervioso simp√°tico) y el otro en el freno (el sistema nervioso parasimp√°tico) al mismo tiempo – esto crea un viaje espasm√≥dico, quema m√°s gasolina, y no es bueno para su coche, tampoco. Del mismo modo, los patrones incoherentes de actividad fisiol√≥gica asociados con las emociones estresantes pueden hacer que nuestro cuerpo opere ineficientemente, agotar nuestra energ√≠a y producir un desgaste adicional en todo nuestro sistema. Esto es especialmente cierto si el estr√©s y las emociones negativas se prolongan o experimentan con frecuencia.

 

En contraste, las emociones positivas env√≠an una se√Īal muy diferente a trav√©s de nuestro cuerpo. Cuando experimentamos emociones edificantes como el aprecio, la alegr√≠a, el cuidado y el amor, nuestro patr√≥n de ritmo card√≠aco se vuelve altamente ordenado, pareciendo una onda suave y armoniosa. Esto se denomina patr√≥n coherente de ritmo card√≠aco. Cuando generamos un ritmo card√≠aco coherente, la actividad en las dos ramas del SNA se sincroniza y los sistemas del cuerpo operan con mayor eficiencia y armon√≠a. No es de extra√Īar que las emociones positivas se sientan tan bien – en realidad ayudan a que los sistemas de nuestro cuerpo se sincronicen y funcionen mejor.

 

El patrón de ritmo cardíaco incoherente, caracterizado por su forma de onda irregular y dentada, es típico del estrés y las emociones negativas como la ira, la frustración y la ansiedad. El gráfico de abajo muestra un ejemplo del patrón coherente de ritmo cardíaco que se observa típicamente cuando un individuo está experimentando una emoción positiva sostenida, como la apreciación, la compasión o el amor. El patrón coherente se caracteriza por su forma de onda regular, similar a la de una onda senoidal. Es interesante observar que la cantidad total de variabilidad de la frecuencia cardíaca es en realidad la misma en las dos grabaciones mostradas anteriormente; sin embargo, los patrones de las formas de onda de la VFC son claramente diferentes.

 

Coherencia cardiaca

 

La investigaci√≥n ha demostrado que la generaci√≥n de emociones positivas sostenidas facilita un cambio en todo el cuerpo hacia un estado espec√≠fico y cient√≠ficamente medible. Este estado se denomina coherencia psicofisiol√≥gica, porque se caracteriza por un mayor orden y armon√≠a en nuestros procesos psicol√≥gicos (mentales y emocionales) y fisiol√≥gicos (corporales). La coherencia psicofisiol√≥gica es el estado de funcionamiento √≥ptimo. Las investigaciones demuestran que cuando activamos este estado, nuestros sistemas fisiol√≥gicos funcionan m√°s eficientemente, experimentamos una mayor estabilidad emocional, y tambi√©n tenemos una mayor claridad mental y una mejor funci√≥n cognitiva. En pocas palabras, nuestro cuerpo y cerebro trabajan mejor, nos sentimos mejor y nos desempe√Īamos mejor.

 

Fisiol√≥gicamente, el estado de coherencia est√° marcado por el desarrollo de un patr√≥n de onda senoidal suave en el trazado de la variabilidad de la frecuencia card√≠aca. Este patr√≥n caracter√≠stico, llamado coherencia del ritmo card√≠aco, es el principal indicador del estado de coherencia psicofisiol√≥gico. Durante la coherencia se producen una serie de cambios fisiol√≥gicos importantes. Las dos ramas del SNA se sincronizan entre s√≠, y hay un cambio general en el equilibrio aut√≥nomo hacia una mayor actividad parasimp√°tica. Tambi√©n hay un aumento en el arrastre fisiol√≥gico – un n√ļmero de diferentes sistemas corporales se sincronizan con el ritmo generado por el coraz√≥n (ver figura abajo). Finalmente, hay una mayor sincronizaci√≥n entre la actividad del coraz√≥n y el cerebro.

 

La Coherencia no es Relajación

 

Un punto importante es que el estado de coherencia es psicológica y fisiológicamente distinto del estado alcanzado a través de la mayoría de las técnicas de relajación. A nivel fisiológico, la relajación se caracteriza por una reducción general del flujo de salida autónomo (lo que resulta en una menor VFC) y un cambio en el equilibrio del SNA hacia una mayor actividad parasimpática. La coherencia también se asocia con un aumento relativo de la actividad parasimpática, lo que incluye un elemento clave de la respuesta de relajación, pero se distingue fisiológicamente de la relajación en que el sistema oscila en su frecuencia resonante natural y hay una mayor armonía y sincronización en la dinámica del sistema nervioso y el cerebro-corazón. Esta importante diferencia entre los dos estados se refleja más claramente en sus respectivos espectros de potencia de la VFC. Además, a diferencia de la relajación, el estado de coherencia no implica necesariamente una disminución de la frecuencia cardíaca o un cambio en la cantidad de VFC, sino que está marcado principalmente por un cambio en el patrón del ritmo cardíaco.

A diferencia de la relajación, la coherencia no implica necesariamente una reducción de la VFC y, en ocasiones, puede incluso producir un aumento de la VFC en relación con el estado inicial. La coherencia está marcada por un pico inusualmente grande y estrecho en la banda de baja frecuencia, centrado alrededor de 0,1. Este pico espectral grande y característico es indicativo de la resonancia y sincronización en todo el sistema que se produce durante el estado de coherencia.

 

No sólo existen diferencias fisiológicas fundamentales entre la relajación y la coherencia, sino que las características psicológicas de estos estados también son muy diferentes. La relajación es un estado de baja energía en el que el individuo descansa tanto el cuerpo como la mente, por lo general desconectándose de los procesos cognitivos y emocionales. En contraste, la coherencia generalmente implica el compromiso activo de las emociones positivas. Psicológicamente, la coherencia se experimenta como un estado calmado, equilibrado, pero a la vez energizado y receptivo que conduce al funcionamiento e interacción diarios, incluyendo la realización de tareas que requieren agudeza mental, concentración, resolución de problemas y toma de decisiones, así como actividad física y coordinación.

 

El papel de la respiración

 

Otra distinci√≥n importante implica entender el papel de la respiraci√≥n en la generaci√≥n de coherencia. Debido a que los patrones de respiraci√≥n modulan el ritmo card√≠aco, es posible generar un ritmo card√≠aco coherente simplemente respirando lenta y regularmente a un ritmo de 10 segundos (5 segundos en la inspiraci√≥n y 5 segundos en la expiraci√≥n). Respirar r√≠tmicamente de esta manera puede ser una intervenci√≥n √ļtil para iniciar un cambio de un estado emocional estresante a una mayor coherencia. Sin embargo, este tipo de respiraci√≥n cognitivamente dirigida puede requerir un esfuerzo mental considerable y es dif√≠cil de mantener para algunas personas.

 

Aunque las técnicas de coherencia cardiaca incorporan un elemento respiratorio, la respiración a ritmo no es su objetivo principal y por lo tanto no deben ser consideradas simplemente como ejercicios de respiración. La principal diferencia entre las herramientas de coherencia cardiaca y las técnicas de respiración más comunes es el enfoque en la generación intencional de un estado emocional positivo sincero. Este cambio emocional es un elemento clave de la eficacia de las técnicas. Las emociones positivas parecen excitar el sistema en su frecuencia resonante natural y por lo tanto permiten que la coherencia emerja y se mantenga naturalmente, sin un enfoque mental consciente en el ritmo de respiración de uno.

Esto se debe a que la entrada generada por la actividad rítmica del corazón es en realidad uno de los principales factores que afectan nuestra frecuencia respiratoria y patrones. Cuando el ritmo del corazón cambia a coherencia como resultado de un cambio emocional positivo, nuestro ritmo respiratorio se sincroniza automáticamente con el corazón, reforzando y estabilizando así el cambio a la coherencia de todo el sistema.

 

Además, el enfoque emocional positivo de las técnicas de coherencia cardiaca, confiere una gama mucho más amplia de beneficios que los que se obtienen típicamente al respirar solo. Estos incluyen cambios perceptivos y emocionales más profundos, mayor acceso a la intuición y creatividad, mejoras cognitivas y de rendimiento, y cambios favorables en el equilibrio hormonal.

Para obtener todos los beneficios de las herramientas de coherencia cardiaca, es importante aprender a autoactivarse y eventualmente mantener una emoci√≥n positiva. Sin embargo, para los usuarios que inicialmente tienen problemas para lograr o mantener la coherencia, la pr√°ctica de la respiraci√≥n centrada en el coraz√≥n a un ritmo de 10 segundos puede ser una ayuda √ļtil para el entrenamiento. Una vez que los individuos se acostumbran a generar coherencia a trav√©s de la respiraci√≥n r√≠tmica y se familiarizan con c√≥mo se siente este estado, pueden empezar a practicar la respiraci√≥n con un sentimiento o actitud positiva a trav√©s del √°rea del coraz√≥n para mejorar su experiencia y sus beneficios. Eventualmente, con la continuidad de la pr√°ctica, la mayor√≠a de las personas se vuelven capaces de cambiar hacia la coherencia al activar directamente una emoci√≥n positiva.

 

Para saber más: Instituto heartmath

Artículos Relacionados