Tripofobia
Tripofobia: síntomas, causas, tratamientos
30/12/2018
Mostrar todo

5 cosas que puedes hacer para mejorar tu vida

La terapia no solo est√° dise√Īada para buscar una soluci√≥n a un problema, tambi√©n ense√Īamos habilidades que sirven para mejorar nuestra vida diaria.

La autocompasión, el autocontrol y la auto observación son fundamentales para el éxito terapéutico. Desarrollar hábitos saludables y una red social positiva son la clave.

Si se aplica lo que se ha aprendido en las sesiones, el beneficio puede ser m√°s duradero o permanente.

¬ŅTenemos los psic√≥logos una lista secreta de tareas a realizar para optimizar la terapia? La verdad es que no. Cada paciente requiere un trabajo distinto. Pero obviamente, hay cosas que podemos realizar, que, sin ser obligatorias, pueden ser de gran ayuda en nuestro d√≠a a d√≠a y son aplicables a todas las personas.

Vamos a ver unos 5 consejos.

 

1. Practicar el Mindfulness

La atención plena no es una técnica exótica: Se trata simplemente de estar presente en el momento sin juzgar.

Nuestras mentes están construidas para saltar de un lado a otro, especialmente en el mundo multitarea de hoy en día. Pero hay una gran cantidad de investigación que apoya los beneficios mentales y físicos de aprender a estar más atentos.

La autoconciencia consciente es construir una perspectiva de observador sobre uno mismo y la vida, y es uno de los pasos m√°s importantes que una persona puede dar hacia el cambio.

Una manera de practicarlo es enfocarse en la conciencia de nuestra respiración. Podemos cerrar los ojos y seguir la respiración durante un período de tiempo específico. Esto ayuda a reducir los niveles de estrés y mejora su habilidad para detectar las sensaciones internas, como las sensaciones de tensión y estrés.

 

2. Ser amable con uno mismo

Lo podemos llamar ‚Äúmarginar a nuestro cr√≠tico interno‚ÄĚ. Verse a uno mismo con ojos amorosos no siempre es algo natural. Responder a la cr√≠tica interior requiere pr√°ctica. El cambio ocurre cuando se abandona el perfeccionismo y nos damos permiso para ser un ser humano que comete errores.

Muchos de nuestros pacientes se reprenden por todos y cada uno de sus errores. Las investigaciones muestran que este tipo de autocastigo es la peor manera de cambiar el comportamiento. Todos lo har√≠amos mucho mejor si celebr√°ramos nuestros momentos de √©xito que si nos encerr√°ramos en nosotros mismos por nuestros ‚Äúfallos‚ÄĚ.

Hay que cuestionar nuestros pensamientos. Con demasiada frecuencia, aceptamos nuestros pensamientos sin desafiarlos. Necesitamos estar dispuestos a considerar que nuestras reacciones iniciales a las cosas pueden ser erróneas, especialmente cuando esas reacciones son extremadamente negativas.

 

3. Practicar la auto observación y la evaluación

Mientras que contrarrestamos el autocastigo, también necesitamos estar dispuestos a examinarnos a nosotros mismos de manera realista. Hemos de estar dispuestos a sentirnos incómodos. La terapia funciona ayudando a acceder a nuestros pensamientos y sentimientos sobre experiencias difíciles o dolorosas. Cuanto más se evite ir a estos lugares dolorosos, más lentas irán las cosas.

También, hemos de tratar de no ser demasiado impacientes con nosotros mismos mientras navegamos por ese proceso. No importa cuánto nos esforcemos por cambiar, los viejos hábitos vuelven a aparecer de vez en cuando.

No debemos ver como un fracaso el regreso de algo que pens√°bamos que hab√≠amos resuelto, sino como una oportunidad para hacernos preguntas a nosotros mismos. Por ejemplo, podr√≠amos preguntarnos: “¬ŅQu√© es lo que me dificult√≥ esta vez el no caer en la bebida, o el usar un tono m√°s suave con mi pareja, o el hacer ejercicios de respiraci√≥n cuando sent√≠a que me estaba entrando el p√°nico? “Siempre hay una respuesta, y encontrarla a menudo lleva a un crecimiento grande.

 

4. Esforzarnos por mantenernos físicamente saludables

 

Dormir bien es la receta para la salud mental.

Llevar un diario de comidas también puede ser buena idea. El simple hecho de registrar las comidas mejora nuestra dieta. La mayoría de la gente se sorprende de lo mucho que la dieta afecta al estado de ánimo y al comportamiento.

El ejercicio tiene muchos beneficios comprobados: Estimula el estado de √°nimo, reduce la ansiedad y promueve la buena salud en general. Ponlo en la agenda y hazlo no negociable.

Se ha demostrado que el aumento de los niveles de actividad mejora los síntomas de ansiedad y depresión.

 

5. Establecer y fortalecer relaciones saludables

 

Vivimos en una red de relaciones que nos frenan o nos empujan hacia adelante. A la gente no siempre le gustan nuestros esfuerzos por cambiar.

Cuando en la terapia se habla de la superación personal y se aprende a ser asertivo y a poner límites, la gente en nuestra vida puede rechazar o enfadarse con nosotros. Hemos de estar listos para estos cambios, y es posible que tengamos que alejarnos de las relaciones insalubres para dejar espacio a las relaciones más sanas.

 

El cambio es difícil, y puede ser bueno compartir la lucha con un amigo o pareja. También podemos compartir nuestras metas con las personas que tenemos cerca.

La construcción y el fortalecimiento de las redes sociales también es fundamental. Las relaciones sociales fuertes y saludables sirven como un excelente amortiguador para el estrés de la vida y pueden ayudar a disminuir el impacto de los trastornos psicológicos.

 

Sin embargo, para los padres cuyo hijo est√° en terapia, el consejo es un poco diferente. Los ni√Īos deben elegir su propio nivel de comodidad al compartir, que es algo que la mayor√≠a de los padres no entienden.

Algunos padres no pueden evitar indagar y cuestionar el contenido de las sesiones de terapia, pero es importante que los padres entiendan el valor y el poder de un espacio terap√©utico seguro y confidencial para un ni√Īo. Si surge algo que los padres necesitan saber, se trabajar√° con el ni√Īo para explorar maneras de comunicar la informaci√≥n a los padres.

 

Una vez que dejamos la terapia, es hora de tomar las lecciones por nosotros mismos. Hemos de mantener el rumbo y es importante seguir haciendo lo que nos hace sentir bien, independientemente de lo que digan las fuentes externas, como los parientes bien intencionados, pero mal informados.

 

Y una recomendación final

Tenemos una recomendación final que nos puede resultar familiar a la mayoría de nosotros: Hacer los deberes.

La terapia nos debe ense√Īar habilidades que podemos utilizar para mejorar nuestras vidas. La mejor y m√°s r√°pida manera de desarrollar una habilidad es practicar tanto como sea posible.